Así somos

Redacción

Por Laura Moreno

A mi me ha gustado mucho esta temporada porque nos hemos unido a una peña que se llama   ́ ́Las Colchoneras ́ ́.

Al principio me daba vergüenza hablar con la gente pero me fui animando y conociendo a más gente como Cass, Luisete, Rubén ahora ya canto las canciones de ánimo y esas cosas.

Un día hicieron un sorteo. Sorteaban una camiseta firmada por todo el equipo y tenías que bajar al campo a por ella. Allí te esperaban Luiz Pereira Adelardo e Indi.

Yo iba casi todos los findes que jugaban allí al Cerro del Espino.

Un día fui a verlas al Metropolitano cuando iban las primeras en la liga pero perdieron no pasaba nada porque seguían las primeras.

En marzo fuimos a verlas a Valencia a jugar con el Levante. Era a las 4 y comimos en un restaurante con los de la peña y también con los de la peña del Levante. Cuando empezó el partido metimos un gol y ellas otro. Al final quedamos 1-3 ganando. Yo conozco a 3 futbolistas que juegan en el levante y antes jugaan en el atleti son Soni, Corredera y Paraluta.

El día de la final de la liga yo estaba jugando con mis amigos en la calle y me tuve que subir corriendo para verlo fue muy emocionante al final ganaron el partido¡¡¡¡¡¡¡¡ y salió en todas las noticias !!!!!!!!

Un día repartí unos cromos de el atleti de chicas con Pedro y Sofía y lo hicimos bastantes veces. En el album van a sacar a los niños y niñas que los han repartido y me hice una foto con Sofía y la han puesto.

También vimos la final de la Copa de la Reina. La perdimos pero no pasa nada. Me lo he pasado muy bien

El viaje de Laia

Por Rosa López Correa

Laia tenía dos años cuando empezó a jugar con la pelota y hasta hoy. Recuerdo en la fiesta de graduación de sexto cuando iban diciendo qué les gustaría ser de mayores y ella dijo que futbolista, pensé que nos esperaba un camino difícil.

Pasó de jugar con niños en el San Gabriel al Barça en la liga femenina. Lo que más admiro de Laia es su pasión y trabajo para superarse, llegó el momento de crecer como profesional de mano del Atlético. Este fue un momento feliz porque ella hacia realidad su sueño de jugar en primera y triste a la vez porque suponía la marcha de casa con diecisiete años.

Para mí fue un año muy complicado no solo por no tenerla y compartir esos pequeños momentos madre-hija sino también por la situación que vivió durante ese año. Por otra parte saber que tener unas compañeras que la acogieron,  la han acompañado y aconsejado me ayudaba en mi tristeza. Ahora la veo feliz y como sigue trabajando para que su sueño sea y perdure. 

Este año sufro doblemente como madre y como espectadora cuando llega un partido para que todo salga bien porque sé que es muy crítica con ella y autoexigente. Pero a la vez su felicidad en este club y sobretodo ver como la quieren y las muestras de cariño por parte de la  peña y afición me hacen también feliz a mí.