Así somos

Ser del Atleti

Por Adrián Tornero Ruíz (Socio 27)

Ser del Atleti ya no es inexplicable desde hace mucho tiempo. Antes nos refugiábamos porque el equipo iba mal porque no estábamos tan arriba como ahora, pero hoy en día se puede explicar perfectamente el porqué eres del Atleti.

Por sus valores, esos valores que estés en la situación que estés nunca dejas de rendirte. En lo personal yo soy del Atleti por las amistades que he fraguado desde que lo soy, porque se que pese a que se pasen por malos momentos siempre con esfuerzo, trabajo y dedicación se puede cambiar todo, conseguir metas que creíamos inalcanzables.  Se puede ver en el fútbol femenino. Hace un par de años se decía que el fútbol era para hombres, que nunca una mujer iba a poder jugar al fútbol y vivir de ello en ningún deporte, hoy en día con el esfuerzo de los clubes, de las jugadoras que tienen que compaginar el fútbol con sus estudios y trabajos, con la dedicación de mucha gente y aficionados como son la creación de peñas del fútbol femenino que están comenzando a surgir estamos haciendo que muchas mujeres tengan ídolos y referentes ya no sólo masculinos sino también femeninos.

Ser de la peña Atlética Las Colchoneras a mi me esta haciendo conocer gente maravillosa, ayudar a que se extienda el fútbol femenino, me hace divertirme, poder opinar de los partidos, de las jugadoras, apoyarlas a que sigan haciendo lo que hacen para otras personas vean que la mujer puede y debe conseguir lo que se proponga sin tener ningún obstáculo ya no solo en el deporte sino también en la vida diaria, que ya no es tan raro decirle a tus familiares “quiero ser futbolista” y eso lo estamos consiguiendo todos.

El viaje de Laia

Por Rosa López Correa (Socia 190)

Laia tenía dos años cuando empezó a jugar con la pelota y hasta hoy. Recuerdo en la fiesta de graduación de sexto cuando iban diciendo qué les gustaría ser de mayores y ella dijo que futbolista, pensé que nos esperaba un camino difícil.

Pasó de jugar con niños en el San Gabriel al Barça en la liga femenina. Lo que más admiro de Laia es su pasión y trabajo para superarse, llegó el momento de crecer como profesional de mano del Atlético. Este fue un momento feliz porque ella hacia realidad su sueño de jugar en primera y triste a la vez porque suponía la marcha de casa con diecisiete años.

Para mí fue un año muy complicado no solo por no tenerla y compartir esos pequeños momentos madre-hija sino también por la situación que vivió durante ese año. Por otra parte saber que tener unas compañeras que la acogieron,  la han acompañado y aconsejado me ayudaba en mi tristeza. Ahora la veo feliz y como sigue trabajando para que su sueño sea y perdure. 

Este año sufro doblemente como madre y como espectadora cuando llega un partido para que todo salga bien porque sé que es muy crítica con ella y autoexigente. Pero a la vez su felicidad en este club y sobretodo ver como la quieren y las muestras de cariño por parte de la  peña y afición me hacen también feliz a mí.