Hablando con/de ellas

Hablamos con Carla Cortina Martín ocho años jugando el Atlético de Madrid Femenino, en la actualidad en la Liga Universitaria de Estados Unidos.

Carla Cortina Martín nació el 1 de julio de 1999 en Madrid. Su trayectoria deportiva ha estado centrada en tres equipos: Los Escolapios de Getafe (2005-2008), Atlético de Madrid Femenino (2009-2017) y este año que acaba en New Jersey Institute of Technology de Estados Unidos, jugando de extremo de ambas bandas o mediapunta.Hemos aprovechado sus vacaciones navideñas en Madrid para conversar con ella.

¿Cuándo te diste cuenta qué lo tuyo era el fútbol?

Desde chiquitita mi padre me llevaba a ver partidos del Getafe, y deseaba que se acabara el partido para jugar a la pelota después. El momento en el que supe que tenía que jugar al fútbol fue a los 5 años, en el recreo del colegio; le pregunté a un amigo qué si podía jugar con los chicos de clase y me respondió que sí, pero que los equipos estaban llenos y que me esperara al descanso. Bueno, se acabó el recreo y no hubo descanso, pero yo volví cada día hasta que me dejaron jugar con ellos… y resulté ser mejor de lo que pensaban.

¿A qué edad comenzaste a jugar en algún equipo?

A los 6 años en el equipo de mi colegio, Los Escolapios de Getafe.

En aquellos equipos mixtos ¿cómo eran esos partidos?

Cuando empecé era la única chica en una liga interna de la Escuela del Getafe, jugaba como cualquier otro en el equipo, y de hecho ganamos dos años la liga conmigo de delantera titular. Cuando entré en el Atleti los primeros años seguí jugando en una liga de chicos, pero esta vez en un equipo femenino. Durante mi primer año perdimos bastantes partidos y por goleada, pero los siguientes nos volvimos mucho más competitivas.

¿Cómo te trataban? ¿Había diferencia entre chicos y chicas?

Cuando empezamos a ganar en la liga de alevines, los padres de los chicos se enfadaban bastante, no solo nos insultaban a nosotras, sino que también a sus hijos por ser unos débilesniñitas, personalmente nunca dejé que me influenciara mucho ese tipo de comentarios.

¿Cómo llegas al Atlético Femenino?

Mi madre lee un artículo en un periódico local de Getafe sobre la apertura de una escuela femenina del Atleti en mi ciudad. Me apunté y fui cada semana a jugar al fútbol con otras pocas chicas, a las que María Vargasnos invitó a hacer las pruebas para entrar al Atleti femenino. Afortunadamente las pasé.

¿Cuántos años estuviste?

8

¿Qué recuerdos tienes? ¿Compartiste equipo con alguna de las que juegan en el primer equipo? ¿Y con otras que estén en equipos de la Liga Iberdrola?

Durante ocho años se acumulan muchos recuerdos, pero mi favorito es mi primer torneo de verano, fuimos a Suecia a la Gothia Cupy aún recuerdo la sensación de caminar por el estadio donde se celebró la ceremonia de inauguración con tan solo nueve años, cantando y pasándomelo genial con mis compañeras de equipo. No he llegado a jugar con chicas del primer equipo, pero si con varias del preferente y segunda división. Sí que es verdad que un par de jugadoras de primera división fueron mis entrenadoras como Leire LandaRaquel García.

¿Cómo acabaste en la liga de EE.UU.?

Una de mis entrenadoras, exjugadora del Atleti, Mamen Blasco, se fue a estudiar a Estados Unidos. Yo recuerdo querer hacer algo así desde que vi su ejemplo, pero pensé que era algo prácticamente imposible de conseguir. Al terminar la ESO se me presentó la oportunidad de intentarlo y no lo pensé dos veces. Grabé mis partidos, entré en contacto con entrenadores gracias a una agencia, y al final me ofrecieron una beca que no podía rechazar.

¿Cómo conseguiste la beca? 

La conseguí hablando con entrenadores americanos que se habían interesado viendo los videos de mis partidos. 

¿Qué cubre?

Dependiendo de cuanto les gustes, lo buena que crean que eres y el impacto que puedes tener te ofrecen cierta cantidad de beca. En mi caso es completa (matrícula, libros, alojamiento y comida).

¿Hay más españolas jugando allí? 

Sí, cada vez más españolas la verdad. Yo me fui a la vez que tres excompañeras del Atleti: Rocío Grimaldi (AlabamaA&M UNiversity), Andrea De Miguel Sara Cobollo (Central Methodist University). 

¿Qué diferencias hay entre una liga y la otra?

La liga americana es mucho más física y frenética, tienden a ser mucho más verticales ofensivamente y tienen como referente el fútbol inglés de la Premier; los partidos pueden cambiar en cuestión de segundos. El fútbol español, en general y más aún en mujeres, tiende a ser pausado, con mucha más movilidad del balón, creando espacios y aprovechándolos, en lugar de correr tras el balón.

¿Cómo es una jornada en la liga estadounidense?

La liga universitaria es mucho más corta, pero mucho más intensa, con una media de dos partidos por semana. El equipo vive prácticamente junto y se crea una especie de familia. El día del partido, Game Day, nos concentramos juntas desde por la mañana desayunando juntas, se sale a trotar en equipo y luego por lo general toca viajar. Desde el minuto uno en el vestuario todo es un ritual: camisetas colocadas, cánticos, himno americano… casi casi como en las películas.

¿Hay mucha diferencia con lo que hacías aquí?

Bastante. En España solo veía a las compañeras unas pocas horas a la semana para entrenar e ibas al partido concentrada solo una hora antes del pitido inicial.

¿Recomendarías a otras jugadoras intentar trasladarse allí?

La experiencia es totalmente recomendable, pero sí que es verdad que a veces no es fácil adaptarse a un nuevo fútbol lejos de casa, pero para mí la experiencia merece la pena.

¿Sigues la liga española?

Con los estudios y el fútbol no hay mucho tiempo para ver los partidos, pero si que sigo los resultados que me envía mi padre.

¿Cómo la ves?

La verdad estoy contenta por los buenos resultados del Atleti Femenino y de ver que la liga femenina se va poco a poco profesionalizándose y es tomada un poco más seriamente.

¿Y al Atlético de Madrid Femenino?

Va dando pasos de gigante en la profesionalidad del equipo ahora ya siendo parte del club, lo que tiene un claro impacto en la calidad de la cantera y del primer equipo, como podemos ver con los resultados obtenidos esta temporada.

¿Te gustaría volver a jugar en el ATM Femenino o algún otro equipo de la primera división española?

La verdad que no me he planteado lo que voy a hacer al volver a España. Desde luego me encantaría seguir jugando al fútbol, pero es muy complicado entrar a formar parte de un club de primera división y más aún con el nivel del Atlético de Madrid.

¿Cómo se ven desde fuera los éxitos internacionales de las diferentes selecciones femeninas de fútbol?

En Estados Unidos se valora un montón el fútbol europeo, las españolas tenemos el título de jugonaspor lo que claramente los éxitos de nuestras selecciones y las niñas que nos vamos allí a jugar aportamos una gran calidad futbolística.

¿Crees que las jugadoras podréis vivir del fútbol en España?

Hoy en día es muy complicado que una mujer pueda vivir del fútbol en España. Requiere un gran sacrificio dedicarte a ser futbolista, dejando otras cosas de lado, y que realmente haya una implicación de medios y empresas que permitan mantener salarios dignos para las jugadoras. Esto está mejorando, pero sigue habiendo un largo camino por delante para que esto ocurra.

Deseos para el 2019

La temporada ha terminado para mí así que ahora toca prepararse para la siguiente, para mejorar y lograr algún título. Aparte de eso obtener las mejores notas posibles, que al fin y al cabo es por lo que estoy en la universidad.

Por último, comenta que la experiencia de cada persona en América es diferente, pero si te gusta hablar inglés, viajar, vivir nuevas experiencias y dedicarte al fútbol; estudiar en una universidad americana es una opción a considerar.